Zona arqueológica Iglesia Vieja

La costa chiapaneca es bien conocida por su actividad ganadera, agrícola y cafetalera, así como por sus bellas playas, pero ciertamente casi no se habla de sus zonas arqueológicas. Si bien, el estado de Chiapas es conocido por los asentamientos de la cultura Maya, como Palenque, Yaxchilán, Toniná, Chinkultic y Bonampak, los cuales se encuentran en los Altos de Chiapas y Selva Lacandona; poco es conocida por otro tipo de asentamientos, como los de la cultura Zoque, quienes tuvieron presencia en la zona Istmo-Costa con influencia Olmeca, tal es el caso de la zona arqueológica de Iglesia Vieja.

Esta amplia región cultural conocida como Istmo-Costa se constituyó como un corredor geográfico natural, donde confluyeron en diferentes tiempos diversos grupos culturales tales como los Olmecas, Mayas, Zoques, Mixes, Zapotecos, Huaxtecos, Mixtecos y Teotihuacanos, en el caso de Iglesia Vieja se constituyó como un Centro Regional Zoque a partir del periodo Protoclásico (100-250 dC). Los antiguos habitantes de la región construyeron varios centros con la arquitectura megalítica como Tzutzuculi, Tiltepec y La Perseverancia, pero alcanzó su auge en Iglesia Vieja durante el periodo Clásico Temprano (250-400 d.C.). Iglesia Vieja declinó antes del Clásico Tardío (600-900 d.C.) por el surgimiento del sitio Los Horcones, ubicado en el Cerro Bernal, donde se encontró la estela de Tláloc colocada actualmente en el Parque Central de Tonalá. Se cree que los habitantes prehispánicos de esta región hablaban lengua proto zoqueano y que Iglesia Vieja funcionó como una capital regional.

En este artículo haremos un recorrido por esta peculiar zona arqueológica, cuyo asentamiento se extiende sobre la meseta en uno de los pliegues más bajos de la serranía de la Sierra Madre de Chiapas. Esta zona es poco conocida y visitada, aunque no por eso significa que no sea un lugar digno de admirar y de conocer.

Ubicación de la zona arqueológica

Iglesia Vieja se encuentra ubicada en el municipio de Tonalá, Chiapas, a unos 4 km. al norte de la actual ciudad de Tonalá, con una extensión mayor a las 60 hectáreas que se extienden sobre el cerro a una altura que varía entre los 740 a 690 metros sobre el nivel del mar. Se estima que la extensión del sitio es mayor al registrado dentro del poligonal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), expandiéndose cerca de 1 km. de distancia hacia la costa, en donde se encuentra al menos 10 grandes estructuras ceremoniales y abundantes basamentos habitacionales.

El acceso original a esta ciudad prehispánica es un sendero que está conformado por un camino de piedra, el cual desciende por una pendiente angosta ubicada entre dos enormes rocas graníticas, hasta llegar al barrio Santa Cruz en la ciudad de Tonalá. Sin embargo, en la actualidad existe un camino de terracería para los vehículos, el cual fue construido por el gobierno estatal en el año 2000 para transporte de personal y material necesarios para llevar a cabo los trabajos arqueológicos, mismo que puede ser empleado hoy en día por los visitantes.

Descubrimiento y habilitación de Iglesia Vieja

Actualmente a este sitio se le conoce como Iglesia Vieja, sin embargo, anteriormente era conocida como “Ruinas de Tonalá” (aunque aún existen algunos lugareños que así la identifican). Esta zona arqueológica fue visitada por varios estudiosos y viajeros expedicionarios a inicios del siglo pasado.

Dentro de las múltiples visitas que se realizaron, Edwin Ferdon visitó esta zona en 1937 y 1949, logrando a partir de sus visitas realizar la mejor descripción del sitio basada en planos topográficos de casi todo el sitio. Posteriormente el Maestro Carlos Navarrete realizó una visita en 1958 antes de que este sitio quedara prácticamente en el olvido por 40 años, y no fue sino hasta que en 1998 en que los arqueólogos Eliseo Linares Villanueva y Akira Kaneko hicieron una nueva visita. Posteriormente, en el 2003 el INAH logró concertar la compra de 6 hectáreas del terreno donde se encuentran las principales estructuras y plazas de la ciudad prehispánica, dando pie así al inicio de los trabajos arqueológicos, mismos que se efectuaron durante el 2003 y 2004, pero por diversas causas el proyecto quedó suspendido por 5 años hasta que en el 2009 se dieron las condiciones para reiniciar el trabajo de campo. Finalmente, en el 2012 el INAH habilitó al público la zona arqueológica, contando con más de una docena de edificios intervenidos.

¿Qué puedes encontrar en Iglesia Vieja?

La arquitectura de esta zona arqueológica es megalítica, es decir, fueron utilizados enormes bloques de piedra de granito para su construcción, mismos que tienen un peso mayor a una tonelada, con los cuales se construyeron grandes edificios con funciones civiles y administrativas donde muy probablemente vivían los gobernantes y sacerdotes de la época, mientras que los habitantes comunes se dispersaron en áreas aledañas a las principales edificaciones. Se estima que en el mayor auge Iglesia Vieja llegó albergar poco más de 10 mil habitantes distribuidos en toda la extensión del cerro de la Cruz.

Los constructores prehispánicos aprovecharon las colinas naturales y formaron cinco grupos arquitectónicos monumentales (A, B, C, D, y E) en tres mesetas divididas por una serie de arroyos, en donde por lo menos hay 80 estructuras, y donde en la actualidad se pueden visitar los conjuntos arquitectónicos de los grupos B y C.


Los Templos Gemelos

Los templos de este basamento son los únicos gemelos en Iglesia Vieja, lo que significa que tienen prácticamente la misma forma y medidas. El basamento sobre el que se encuentran es el resultado de la unión de dos plataformas con accesos independientes para cada templo.

Los constructores utilizaron la colina natural como núcleo y luego rellenaron con tierra; posteriormente, revistieron con piedras bien cortadas la fachada. Además, los antiguos arquitectos integraron algunas rocas naturales en el edificio, como en la esquina sur, el lado suroeste del basamento y levantaron un muro sobre la roca natural de la esquina sur.

Altar de las Tres Caras

Este altar de piedra es una escultura zoomorfa que combina características de diversos animales, la cual se encuentra dentro del grupo arquitectónico C, en una plaza espaciosa aparentemente administrativa, frente al edificio principal.

Su principal característica es que mescla, en bajo relieve, de rasgos de un animal fantástico al frente, y en alto relieve, de tres rostros humanos: dos hombres al Este y Oeste y una mujer al Norte, los cuales hipotéticamente podrían haber simbolizado una alianza de tres probables dinastías.

Dada la mezcla de los tres rostros humanos y la cara del animal, localmente se le conoce como altar de las cuatro caras. Por su parte la cara central del animal ha sido interpretada como un jaguar o una serpiente, sin embargo, por sus ojos grandes y la forma ovalada del altar se asemeja a una tortuga marina con su caparazón, el cual incorpora características de otros animales como serpiente, murciélago y cocodrilo.

Plaza de la “Piedra de Sacrificio”

Se encuentra dentro del grupo arquitectónico C, y posee un espacio muy amplio rodeada de edificios administrativos. Se infiere que la plaza tuvo una función pública y administrativa, tal vez como mercado de intercambio debido a su gran tamaño.

Es interesante hacer notar que, en el punto más cercano al borde de la plaza, cuenta con una acústica impecable por lo que es viable que la comunicación verbal haya sido utilizada en un amplio radio, por otro lado, en este punto se puede vislumbrar en ciertos días una buena parte del cerro Bernal, en donde existía un importante puesto de control de Iglesia Vieja, así como de toda la planicie hasta Arriaga y el mar de manera clarísima.

En esta plaza se mantuvo desde su inicio en el extremo sur, una gran roca natural que fue esculpida con el rostro de un jaguar, la cual es comúnmente conocida como Piedra del Sacrificio. Dicho rostro cuenta con atributos o rasgos post Olmecas. Actualmente esta roca está partida, muy probablemente a causa del fuego de algún incendio.


Consideraciones para visitar Iglesia Vieja

Si quieres visitar esta zona arqueológica, aquí te dejo información general sobre el sitio, así como algunas recomendaciones que podrían hacer más placentera tu visita.


¿Cómo llegar a la zona arqueológica?

El acceso a Iglesia Vieja es a través de un camino de terracería, donde si bien pueden acceder cualquier tipo de vehículo, es recomendable que se haga en un vehículo alto como una pickup o camioneta. Si bien el camino regularmente está en buen estado, es posible que sobre todo que en las pendientes pueda deteriorarse y resulte un poco complicado de acceder para un vehículo pequeño.

Saliendo de Tonalá con dirección a Arriaga, después de 1.5 km. tras haberte incorporado a la carretera Tapachula-Arriaga, se encuentra el acceso al camino de terracería con dirección al cerro, el cual pasa por varios ranchos. Incluso, es probable que tengas que bajarte del vehículo para abrir alguna puerta de alambre que se utiliza para evitar el paso del ganado.

Horarios

Horario: lunes a domingo, 8:00 a 17:00 horas.

Abierto todos los días del año.

Costo de Entrada

Si bien la entrada es gratuita, puedes estar interesado en que alguno de los guías que se encuentran en la zona te haga un el recorrido, por lo que sería aconsejable que lleves algún monto destinado para brindarles una gratificación.

Recomendaciones generales

En la entrada de la zona arqueológica existe un pequeño salón con información general del sitio y acceso a servicios sanitarios, sin embargo, no hay ninguna tienda de alimentos ni agua, por lo que es recomendable que lleves agua.

El clima típicamente es fresco tirando a caluroso, por lo que usar ropa fresca sería conveniente, sin embargo, cuando hay un poco de viento la temperatura puede bajar en la parte alta del cerro. Llevarte un suéter y chamarra ligera podría ser conveniente en caso de que lo requieras.

Lleva calzado cómodo, ya que tendrás que subir y bajar por distintas gradas y pendientes. Prepárate para una buena caminata.

Es conveniente que lleves repelente de insectos y protector solar.

Por último, lleva contigo alguna bolsa para que recolectes tus botellas de agua y/o basura.