Simples hábitos de consumo responsable para cuidado del medio ambiente

Generalmente creemos que las soluciones en las que podemos contribuir para ayudar a solucionar los problemas del medio ambiente están limitados al menor uso del automóvil, al reciclaje, menor uso de plástico, o al uso responsable de los recursos como el agua y la energía.

Sin embargo, existen implicaciones en nuestros hábitos de consumo diario que podrían tener un mayor impacto en el medio ambiente de lo que creemos. Conocer que hay detrás de los productos que consumes podría ayudarte a decidir no solo por las opciones que beneficien tu salud, sino a nuestro planeta.

En este artículo vas a conocer aquellos aspectos que podrías considerar al hacer las compras de tus alimentos para buscar generar un impacto positivo en el medio ambiente.


Impacto del estilo de vida y hábitos de consumo en el medio ambiente

Cuando realizas la compra de tus alimentos ¿te has detenido a pensar alguna vez en todo lo que tuvo que suceder para que pudieras tener ese alimento en tus manos?, por lo general desconocemos qué hay detrás de cada uno de los alimentos que consumimos y difícilmente podemos responder cómo ha sido elaborado, o el impacto que ha generado tanto en la sociedad donde ha sido producido, como en el medio ambiente donde ha sido cultivado o criado, o bien, si ha existido una distribución justa y equitativa de la riqueza a lo largo de la cadena de producción, entre otros. Sin embargo, el hecho de que no conozcamos esas implicaciones no significa que no existan.

Gran parte de esta «ceguera colectiva» se debe a la sobreexposición que tenemos en la publicidad y el marketing, a través de la cual recibimos estímulos de imágenes vistosas, empaques atractivos, mensajes seductores y estrategias de precios irresistibles que nos apartan de los anteriores cuestionamientos y hacen que nos enfoquemos en ventajas competitivas más efímeras y superficiales, distrayéndonos de lo que realmente importa, el valor que ese producto puede traer para nuestra salud, nuestras familias, nuestra sociedad y nuestro medio ambiente.

Sin embargo la publicidad en si no es un problema, ésta es parte de nuestra economía y estará presente siempre que se necesite resaltar cierto producto del resto de la competencia. El tema más bien es si somos capaces de ver más allá de lo que la publicidad nos vende, y si logramos identificar aquellos aspectos que podrían ser relevantes para promover una economía sustentable, teniendo como objetivo reducir la pobreza y garantizar un desarrollo de calidad de las generaciones presentes y futuras, sin comprometer los recursos del planeta.

Existen dos aspectos que hay que tener presentes en términos de consumo y sustentabilidad: 1) la logística necesaria para transportar los alimentos desde los lugares de producción y transformación, hasta las tiendas, supermercados o negocios donde tradicionalmente compras tus alimentos, y 2) las prácticas agrícolas que son utilizadas por los agricultores y ganaderos.

Implicaciones ambientales por el transporte de alimentos

La logística es una red compleja de intermediarios dentro de la cadena de suministros, que pueden involucrar acopiadores, transportistas, patios de redistribución (conocidos como cross docking), centros de distribución, mayoristas y minoristas, los cuales, dependiendo de la procedencia, volumen y tipo de productos, interactúan entre si para hacer llegar los alimentos desde sus lugares de origen hasta el anaquel de tu tienda favorita. Dentro de todo este complejo proceso de interacciones, se genera una huella de carbono por el combustible que las unidades de trasporte requieren para movilizarse, así como una cantidad considerable de residuos plásticos, el cual se utiliza siempre que cierto tipo de producto necesita ser agrupado para ser maniobrado en patios y almacenes.

Debido a esta complejidad operativa y al poco involucramiento que tenemos como consumidores en estos procesos, de momento hay muy poco que podamos hacer para promover prácticas sustentables en la logística. Sin embargo, cada vez más, las nuevas tecnologías nos permitirán a los consumidores tener mayor visibilidad y conocimiento de las prácticas que las organizaciones realizan a su interior en términos de responsabilidad social y ambiental, con lo cual podremos en un futuro cercano poder tener una mayor participación en estos procesos, e incluso poder favorecer con nuestra preferencia a aquellas organizaciones que sean respetuosas del medio ambiente y que estén comprometidas con la sociedad. En tanto ésto no suceda, tendremos que esperar para poder generar un impacto positivo con nuestro consumo, pero al mismo tiempo te diría que estés atento de lo que las empresas estén haciendo porque la tecnología ya existe y hay un tendencia creciente hacia el consumo responsable.

Las prácticas agrícolas y el desarrollo sustentable

Como comentamos previamente, el desarrollo sustentable tiene como objetivo, aparte de impulsar la conservación del medio ambiente, impulsar la equidad social, lo cual debería ser una práctica común en la producción de alimentos, no obstante, el crecimiento poblacional elevado de las grandes urbes y la creciente demanda alimentaria ha orillado a los negocios agroalimentarios, entre otras cosas, a soportar ciertas prácticas agrícolas que no son sustentables.

Para asegurar la cosecha de áreas extensas de cultivo, muchos productores han optado por el uso de agroquímicos y pesticidas, lo que, junto con los monocultivos, han generado en el mediano y largo plazo un empobrecimiento de la tierra y una consecuente repercusión en la microflora y microfauna que vive en el suelo y que termina afectando todo el ecosistema que rodea el cultivo.

La paulatina degradación del suelo no solo tiene repercusiones en el ecosistema, sino también conlleva un impacto negativo en los propios alimentos que son cosechados en esas tierras, ya que, a través de los años, los alimentos van disminuyendo su composición mineral. En otras palabras, van perdiendo nutrientes. En 1927 el Dr. Robert McCance inició un estudio sobre el cambio en la composición química de cierto grupo de frutas y vegetales en el Reino Unido, en donde observó una pérdida significativa de varios minerales a lo largo del tiempo. Posterior a su fallecimiento, la Universidad de King’s College continuó con dicho estudio hasta 1991, observándose la misma tendencia.

Lo anterior únicamente resalta la inviabilidad a largo plazo de la agricultura convencional, tanto para el medio ambiente como para nuestra salud, por lo que se hace patente la necesidad de incluir prácticas agroecológicas que combinen valores sociales y ecológicos que nos permitan ser sustentables, partiendo del principio de diversificación biológica, a través del cual sea posible mantener la resiliencia ecológica y social de los sistemas productivos.

Actualmente existen diversas prácticas agrícolas y pecuarias que buscan estar en equilibrio con el medio ambiente, tal como la Agroecología, el Pastoreo Racional Voisin, la Agricultura Orgánica o la Agricultura Sintrópica, los cuales requieren de una buena base de conocimiento para llevarlas a cabo. Sin embargo estas prácticas no necesariamente están al alcance o son del conocimiento de todos los productores, pese a ésto, un buen número de pequeños productores en México aún ejercen las prácticas agrícolas que utilizan los pueblos indígenas, las cuales mantienen el respeto por el medio ambiente.


Hábitos de consumo que nos permiten cuidar nuestro planeta tierra

Conocer cómo se producen nuestros alimentos es importante para generar un impacto en nuestro planeta, pero como consumidores ¿cómo podemos saber qué productores o productos tienen este tipo de prácticas?, aquí una lista de opciones que podrías en consideración a la hora de hacer tus compras:


A. Si eres de los afortunados que se encuentra cerca de las zonas productoras y tienes oportunidad de estar en contacto directo con los pequeños productores, esta podría ser una gran opción para ti, solo tendrías que indagar un poco con los productores para cerciorarte cómo cultivan, cosechan o elaboran sus productos e ir identificando tus proveedores. Esto no sólo te permitirá consumir alimentos saludables, sino que podrás ahorrarte un buen dinero al quitarte de encima muchos costos que se generan por los intermediarios. Si vives en la ciudad, pero sueles viajar a provincia, también puedes considerar esta alternativa, sólo asegúrate de explorar e investigar con anticipación que es lo que ofrece cada una de las zonas productoras a las que viajes.

B. Si lo anterior no es una opción para ti y tu tren de vida está en la ciudad, aún tienes opciones, muchos pequeños productores se han logrado organizar y se agrupan para formar tianguis. Existen diversos tianguis de productos orgánicos que se instalan en diversas zonas de las ciudades en diferentes días de la semana, pueda incluso te exista uno muy cerca de ti. Afortunadamente hoy puedes encontrar esa información muy fácil a través del internet.

C. Otro grupo de pequeños productores cercanos a las ciudades han optado por ofrecer un servicio de entrega a domicilio, sin embargo, tradicionalmente el principal contacto con ellos es a través de whatsapp, por lo que generalmente este tipo de relación se va haciendo por recomendaciones, así es que estate atento a las recomendaciones de tus cercanos.

D. Similar a los anteriores, existen pequeños establecimientos especializados en alimentos orgánicos o veganos, ya sea para adquirirlos o consumirlos en el mismo lugar. Sólo tendrás que ser cauteloso porque probablemente encontrarás un rango muy amplio de precios.

E. Para muchos la compra dentro de los supermercados es la opción más viable, sin embargo, ahí también puedes encontrar algunas opciones. Dentro de ellas están los productos que cuentan con algún tipo de certificación orgánica y/o de comercio justo.

F. Por último, si eres un entusiasta del tema y buscas alternativas para impulsar la economía sustentable, puedes formar parte de nuestra comunidad registrándote aquí, en donde buscamos crear sinergias entre los consumidores, productores, mercados, ferias y negocios respetuosos con el medio ambiente y comprometidas con la sociedad.


Independientemente del lugar donde te encuentres y tus posibilidades económicas, es importante que tengas presente aquellas opciones que están a tu alcance para que de forma conjunta podamos crear un impacto positivo en nuestro entorno.


Image

Image

Image

Consumo responsable para cuidar el medio ambiente

Consumo responsable para cuidar el medio ambiente

Simples hábitos de consumo responsable para cuidado del medio ambiente Generalmente creemos que las soluciones en las que podemos contribuir…

Zona arqueológica Iglesia Vieja

Zona arqueológica Iglesia Vieja

Zona arqueológica Iglesia Vieja La costa chiapaneca es bien conocida por su actividad ganadera, agrícola y cafetalera, así como por…

En este 2021, ¡Cuida de ti!

En este 2021, ¡Cuida de ti!

En este 2021, ¡Cuida de ti! Autora: Aline Mina Hawat Nutrióloga y Doctora en Ciencias El año 2020, nos marcó…

Nuevo etiquetado ¿Qué es lo que debo saber?

Nuevo etiquetado ¿Qué es lo que debo saber?

Nuevo etiquetado ¿Qué es lo que debo saber? Autora: Aline Mina Hawat Nutrióloga y Doctora en Ciencias ¿Te has dado…

Mirando detrás de nuestros hábitos de consumo

Mirando detrás de nuestros hábitos de consumo

Impacto del Campo en tu Mesa Es claro que ante la fragilidad de nuestra sociedad, la cual se ha puesto…